Cómo elegir entretenimientos para los niños según sus edades, por diariouno.com

En el 2006 se estrenó en todo el mundo la película de dibujos animados Monster House, dirigida por Gil Kenan y producida por Steven Spielberg. El filme era de terror, un género que antes era casi terreno exclusivo de los adolescentes pero que poco a poco fue llegando a los más chicos, tanto en el cine como en la literatura. Recuerdo que la sala estaba repleta de niños, porque la calificación era “Apta para todo público”, pero al rato se escuchaban los grititos de nervios de chicos muy pequeños y entre la penumbra podía ver que algunos se tapaban los ojos en distintas escenas. Sería apta para todo público, pero era evidente que a los niños menores de 5 o 6 años los asustaba. Es que estas clasificaciones actúan sólo como una sugerencia para que el espectador –en este caso, un adulto– pueda determinar si será conveniente para sus hijos, aunque pocos indagan sobre contenidos, género y estética del filme en cuestión, aspectos que influyen en la percepción de los chicos, sobre todo de los más pequeños.

Cuestión de categorías
Tanto en los libros como en las películas y los juegos (en las cajas que contienen los juguetes suele sugerirse la edad que deben tener los niños para poder usarlos) se establecen categorías por edades para orientar a los padres acerca de sus contenidos y, en caso de los juguetes, para prevenir ciertos accidentes, por ejemplo, por la aspiración de pequeñas piezas, sobre todo en niños pequeños.

¿Pero cuáles son los patrones a partir de los cuales se establecen estas categorías? La psicóloga Andrea Saporiti, especialista en familia e infancia, afirma que “la infancia se define como una etapa dentro del ciclo vital que comienza a partir de los 2 años, hasta los 10 aproximadamente, y para poder estudiarla a su vez se la divide en primera infancia (de 2 a 5 años) y segunda infancia (de 6 a 10 años). Por este motivo, a nivel lúdico podemos establecer ciertas diferencias: en la primera infancia el juego se caracteriza por ser libre, donde es importante estimular la imaginación y jugar con aquellas cosas que están a mano, transformándolas en otra, con las texturas, los colores, los sonidos, la música, la expresión corporal… También el amigo imaginario corresponde a esta etapa. En la segunda infancia ya les interesan más los juegos reglados y el jugar incluso a poner las reglas”.

 

 

SEGUIR LEYENDO PÁGINA DEL AUTOR—->


Si te apetece, deja un comentario


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Si quiere más, pinche en Cómo Configurar el navegador.

ACEPTAR
Aviso de cookies