¿Leer o no leer?, ¿por qué nos sentimos mal cuándo dejamos un libro a medias?, por Isabel Gómez

Leer, claro. Pero ¿acabar o no acabar el libro? Un dilema que no se nos plantea cuando no nos gusta una película o hemos perdido el interés por una serie de televisión: cambiamos el canal o salimos del cine. Y santas pascuas. Pero dejar un libro a medias… Son muchas las personas que se sienten culpables ante la perspectiva de no terminar de leer una obra que en su momento nos interesó lo suficiente como para comprarla o pedirla prestada. Hay algo como de falta de respeto, sufrimiento por ese autor que dio lo mejor de sí mismo y cuya obra rechazamos insensibles… Pero no nos agobiemos. Si somos de los que hemos decidido que no vamos a seguir intentándolo más cuando se nos ha atragantado un título, no estamos solos. Y además tengamos presente una sentencia de Anthony Burgess, el gran autor de, entre otras, La naranja mecánica: “La posesión de un libro es un sustituto de su lectura”. Claro que no sabemos si se lo aplicaba a sí mismo.

Una encuesta realizada hace unos años en Gran Bretaña daba la razón a Burgess y demostraba que libro comprado no equivale a libro leído. Y sorprendentemente, el número dos de esa lista en la que ningún autor querría ver su nombre lo ocupaba un título inesperado, Harry Potter y el cáliz de fuego: el 32 por ciento de lectores lo había dejado a medias. El tercero era el que muchos podemos imaginar: Ulises, de James Joyce, tal vez las mil páginas más alabadas pero menos concurridas de la literatura contemporánea. Y en el número seis, una muestra de que la polémica vende, aunque luego decore una estantería: Los versos satánicos, de Salman Rushdie. Eso en lo que se refiere a ficción, porque en la no ficción Bill Clinton con Mi vida y Margaret Thatcher con Los años de Downing Street comparten abandonos con My side, de David Beckham. La lista ampliada incluía desde Tolstói y su Guerra y paz a Moby Dick y El alquimista de Paulo Coelho. La moraleja es que aquí hay para todos.

 

 

SEGUIR LEYENDO PÁGINA DEL AUTOR—->