Literatura y vida: Oscar Wilde era el retrato de Dorian Gray, por Alex Ross

Oscar Wilde no era un hombre que viviera con miedo, pero las primeras críticas de “El retrato de Dorian Gray” deben haberlo inquietado. La historia sobre un hombre que nunca envejece mientras su retrato se vuelve decrépito apareció por primera vez en el ejemplar de julio de 1890 de la revista de Filadelfia, con distribución inglesa, Lippincott’s. El Daily Chronicle de Londres calificó el relato como “sucio”, “venenoso” y “cargado de olores pestilentes de putrefacción moral y espiritual”. El St. James Gazette lo consideró “desagradable” y “nauseabundo”, y sugirió que el Tesoro o la Sociedad de Vigilancia deberían procesar al autor.

Seguie leyendo al autor—>