Los clásicos son divertidos, por noticiasdenavarra.com

Una materia escolar puede despertar una vocación o provocar aversión. Depende de quién nos la haga llegar y cómo. Todo el mundo recuerda cuándo empezó a descubrir que la literatura no era ese rollo en el que había que leerse auténticos tochos de papel o, al revés, cuándo comenzó a odiarla con todas sus fuerzas precisamente porque le hicieron creer que sólo era eso. Y lo mismo pasa con la historia o las ciencias. La forma es, muchas veces, tan importante como el fondo en la transmisión de conocimientos. De eso están convencidos los miembros de la Asociación Foro para la Cultura, que durante el curso que ya casi comienza difundirán los programas La naturaleza de Darwin y La espada que hace rey en 24 colegios públicos y concertados de Pamplona.

 

Sigue leyendo al autor—>