Los clásicos son divertidos, por noticiasdenavarra.com

Una materia escolar puede despertar una vocación o provocar aversión. Depende de quién nos la haga llegar y cómo. Todo el mundo recuerda cuándo empezó a descubrir que la literatura no era ese rollo en el que había que leerse auténticos tochos de papel o, al revés, cuándo comenzó a odiarla con todas sus fuerzas precisamente porque le hicieron creer que sólo era eso. Y lo mismo pasa...
Sigue leyendo...